14 feb. 2014

El saco de piedras...

Rishikesh 2010.

He olvidado la lección más difícil de mi vida en India: Perdonar y vivir simple.

No lujos, no cosas innecesarias, no bienes materiales. Vivir simple. Vivir sin ataduras.

Te sientes cansado? Toma un saco de tela, o toma una funda de almohada. Cualquier cosa en la que puedas echar cosas y que sea resistente.

Ve al rio. Camina.

Camina y observa tu alrededor, los pájaros, los árboles, el sonido de todas las cosas que rodean ese escenario.

Respira el Aire.

Y entonces habrá que pensar y tomar una piedra. Por cada piedra que se tome, será un sentimiento negativo.
Cada piedra representará las traiciones que te afligen. Cada piedra será un odio. Cada piedra será un abandono, mentira o dolor o engaño que no te deja descansar. Toma de preferencia rocas grandes, las pesadas, y échalas a tu saco. 

Mira hacia el interior del saco de harpillera y veras que no todas las piedras son de rechazos. Existe un segundo tipo de piedra. La del remordimiento.

El saco demora el paso y cada vez lo hace más dificil. La carga ayuda a explicar la irritación de tantos rostros, tantos pasos arrastrados, tantos hombros caídos y, por encima de todo, tantos actos desesperados. Te consume la necesidad de hacer lo que sea para conseguir un poco de descanso.

Ya te cansaste de cargar el saco? Ya te duele la espalda?

Ahora imagina que cargas con ese saco todos los dias. El saco lo llevas a la calle, a tu oficina, a tu casa, con tu novia/novio, con tus amigos... todos los dias cargas estas piedras.

Cuanto tiempo más las cargarás?

A veces es necesario soltar las piedras, dejarlas ir. No se irán a ningún lado si siguen ahí. Si las sigues cargando, no podrás con la carga, y terminarás pidiendo ayuda y otra persona tendrá que cargar también con tus piedras por que te quieren ayudar... pero te olvidas que esa persona también tiene sus propias piedras...

Cada quien tiene sus piedras, y cada quien decide cuando dejarlas soltar. Pero si no lo haces, si no perdonas, si no dejas esas piedras atrás en tu camino, esas piedras se harán cada vez más y más grandes.

Es más fácil perdonar y dejar caer las piedras no? No se trata de "Hacerte el ciego". Se trata de liberar tu corazón. Es más fácil para todos el que dejes el peso atrás. No será fácil. Dolerá mucho y costará mucho trabajo perdonar a quienes una vez nos lastimaron.

Pero duele más no ser feliz por cargar con el saco de piedras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sea amable por favor, y yo lo seré también :)