29 ene. 2014

Don’t date a girl who travels

Ella es la del pelo desordenado, despeinado, coloreado por el Sol. Su piel está lejos de la piel blanca que tenía antes. Ni siquiera besada por el Sol. Está quemada con muchas líneas de bronceo, heridas y picadas aquí y allí. Pero por cada defecto en su piel, tiene una historia interesante para contar.

No salgas con una chica que viaja. Ella es difícil de complacer. La habitual cita de cena-película en el centro comercial le absorberá la vida. Su alma ansía nuevas experiencias y aventuras. No se impresionará con tu nuevo coche o tu reloj caro. Ella preferiría escalar una roca o saltar de un avión que oírte fanfarronear de ello.

No salgas con una chica que viaja porque ella te estará insistiendo en reservar un asiento de avión, cada vez que haya una aerolínea con rebajas. No saldrá de fiesta a Republiq. Y nunca pagará más de $100 en Avicii, porque sabe que un fin de semana de fiesta equivale a una semana en un lugar mucho más emocionante.

Lo más probable es que no tenga un trabajo estable. O quizás, está soñando despierta con renunciar. Ella no quiere seguir trabajando por los sueños de otros. Ella tiene su propio sueño y está trabajando para conseguirlo. Es una freelance. Hace dinero diseñando, escribiendo, realizando fotos o haciendo algo que requiere creatividad e imaginación. No pierdas su tiempo quejándote de tu aburrido trabajo.

No salgas con una chica que viaja. Ella podría haber desaprovechado su título universitario y haber cambiado de carrera completamente. Ella es ahora una instructora de buceo o una profesora de yoga. No está segura de cuándo vendrá la próxima paga. Pero no trabaja como un robot todo el día, sale y coge lo que la vida le ofrece y te reta a ti a que hagas lo mismo.

No salgas con una chica que viaja porque ella ha escogido una vida de incertidumbre. No tiene un plan ni una dirección permanente. Ella va con la corriente y sigue su corazón. Ella baila al ritmo de su propio tambor. No lleva reloj. Sus días están regidos por el Sol y la luna. Cuando las olas llaman, la vida se para y ella se olvidara de todo lo demás por un momento. Pero también ha aprendido que lo más importante en el mundo no es surfear.

 No salgas con una chica que viaja pues ella tiende a decir lo que piensa. Nunca tratará de impresionar a tus padres o amigos. Ella sabe de respeto, pero no le da miedo mantener un debate sobre temas que afectan el mundo o responsabilidad social.

Ella nunca te va a necesitar. Ella sabe cómo levantar una tienda de campaña y arreglar sus propias aletas sin tu ayuda.  Cocina bien y no necesita que le pagues su comida. Es demasiado independiente y no le importará si viajas con ella o no. Se olvidará de informarte cuando llegue a su destino. Ella está ocupada viviendo el presente. Le habla a extraños. Conocerá muchas personas interesantes de otras partes del mundo,  que comparten su pensamiento, su pasión y sus sueños. Ella se aburrirá contigo.

Así que nunca salgas con una chica que viaja a menos que puedas seguir su ritmo. Y si tú, sin querer, te enamoras de una, ni se te ocurra quedártela. Déjala ir.

"Don't date a girl who travels" was originally written in English. Muchos Gracias to Marina Diaz Abad from Spain for translating it to Spanish.

Tomado de: https://medium.com/better-humans/802c49b9141c y http://www.lovethesearch.com/2014/01/no-salgas-con-una-chica-que-viaja_29.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sea amable por favor, y yo lo seré también :)