4 jul. 2013

Entre el "Ya no comas!" y conviertete en una mujer que sea un objeto decorativo.

ADVERTENCIA: El articulo es laaargo largo. Pero espero que disfrute del texto.

Desde que tengo uso de razón siempre fuí gordita excepto en la adolescencia.

Cuando era niña, mis padres me educaron bajo el régimen: "Acábate todo lo que hay en el plato". Todo lo que me servían debería de comer.

Cuando tenia 14 años, con la presión de verme "bien" en mi vestido de XV años mis padres me cambiaron por "no comas tanto, debes ENFLACAR". No me dijeron: "Te debes ver saludable". Ah no, la idea era no verme fea (gorda) en las fotografías.

Entonces no se por qué mis padres accedieron a meterme al mundo de las anfetaminas. Si, mis propios padres lo hicieron. Un pseudo-doctor iba a mi casa a pesarme y a darme unas pastillitas de colores, y siguiendo una dieta basada en una fotocopia, llegué a bajar de septiembre a diciembre del 2000 (en el mismo año) 15 kg.

Durante ese tiempo vivía por parte de mis padres presión por cuidar mi alimentación, por comer menos, tomar agua y por concentrarme en bajar de peso para mis XV años. No me concentraba en aprender a comer, no me concentraba en hacer ejercicio ni en ser feliz… sólo en dejar de comer para que mis papás me dejaran de molestar.

Igualmente en la preparatoria me uní a un club de anorexia-bulimia. Entre nosotras nos recomendábamos tips de cómo vomitar, cómo esconder la comida y rebajar al máximo lo engordativo. Para la fecha de mis XV ahora el vestido me quedaba grande…. pero me veia hermosa…. Sin embargo en las fotografias de mis XV no salgo sonriendo. En ninguna.

Terminé detestando ese vestido y nunca más lo quiero volver a usar. El que era en ese entonces un trofeo, se convirtió en una obsesión.

Posteriormente seguí bajando de peso. Comía sólo manzanas, agua y palomitas. A la leche le echaba agua, masticaba la comida pero la devolvía la comida en servilletas y hacia otras cosas que no quiero mencionar por que quiero evitar que alguien las repita (yo también me metía a blogs de anorexia para sacar tips) me golpeaba el estómago cáda vez que comía cosas grasosas como castigo y lo único que quería era seguir bajando de peso para que mis papás se sintieran orgullosos de mi.

Hasta que un día me desmayé en la cocina y mis papás dejaron de darme las pastillas.

Para entonces media 1.62 y pesaba 50 kgs. En 8 meses había logrado bajar 25 kilos (con sus subidas y bajadas).... al menos conseguí que me dejaran de llamar gorda.

Dejé esas pastillas y a escondidas comencé a consumir otras: naturistas, medicas, controladas y otras más.

Mi vida giraba en torno a mi peso. "Estoy gorda" me la pasaba diciendo a mi misma, pero mis padres ya no me decían nada.

Naturalmente, subí de peso de nuevo, pero me encontraba sólo entre 1 o 4 kgs arriba de mi peso… y ahora de nuevo me seguían diciendo gorda en mi casa.

Así pasó todo hasta los 18 años cuando me fuí de mi casa por tantos problemas familiares. Sientiendo la libertad de que ahora nadie me controlaría con lo que comía, seguía comiendo y comiendo y comiendo por que me sentía libre, sentía que por fin iba a poder comer pan, leche, salchipulpos y huevo sin que nadie me lo evitara.

Obvio… subí más.

Después entré a la universidad y trabajaba tiempo completo. No tenia tiempo de ir al gimnasio. No tenia tiempo de salir a correr. No tenia suficiente dinero para alimentarme bien y seguir una dieta. Comía sólo lo que podía comer en el camino y lo que mi bolsillo me permitía: tacos, lonches, galletas, empanadas, arroz, huevo, leche…. lo que fuera para no pasar hambre. Mi prioridad ya no era mi figura, era no pasar hambre entre clases y terminar la escuela.

"Gorda, fea, marrana…" y un gran etcétera era la definición de lo que pensaba de mi todos los dias.

Mi metabolismo se afectó severamente cuando comenzé a tomar anticonceptivos para regular mi ciclo (y obviamente para no quedar embarazada). Subí de peso sin parar…. pero también iba a consultar nutriologos y me terminaban dando la clásica hojita de "sólo siga esta dieta" que te incluye una lista de alimentos que puedes consumir, pero no te dice de qué manera o en qué cantidad. Igualmente te dan todo tipo de medicamentos para bajar de peso e incluso tenia acceso a medicamentos controlados, los cuales sólo me causaban ansiedad, pérdida de retención de memoria, taquicardia y mareos.

Hasta ese momento no tenia una autoestima estable. No me quería y era codependiente de mis relaciones con los novios que tenia por miedo a que me dejaran. Tenia miedo a que "como nadie se va a fijar en mi" sólo me preocupaba por retenerlos y no me preocupaba por mí.

Y entonces pasó India.

Como varios saben a los 23 años decidí ahorrar e irme a India, donde aprendí a quererme a mi misma, a respetarme, a valorarme y a encontrarle un nuevo sentido a la vida. Descubrí mi potencial, mi fuerza y aprendí a perdonar.

Actualmente sigo gordita, sigo peleando contra la obesidad.

Pero sin embargo, me quiero mucho!

Ya no tengo en la mente palabras ofensivas VS mi persona, ya no soy mi enemiga y ahora me cuido más... y no lo hago por complacer a mi pareja. A veces tengo mis altibajos debido a las hormonas, tal como le pasa a cualquier mujer.

Me gusta mi cara, me gusta mi personalidad, me gusta cómo soy, e incluso me gusta el cómo estoy…. pero al momento de salir en las fotos…HORROR FATAL!!.

So… qué es lo que pasa cuando tu si te quieres así como estás de gorda pero la cámara de plano no te ayuda?

Me gustan mis boobies, jamás las había tenido tan chidas. Lo que si me molesta es que en México no exista ropa para chicas de talla grande, cuando la mayoría si lo somos. Si quiero comprar ropa bonita, tengo que irme a USA.

Now, a qué viene todo este show…

Recientemente leí el blog de "Kjerstin Gruys: Mirror, mirror OFF the wall" el cual lo pueden encontrar en: http://www.ayearwithoutmirrors.com/

Este es un blog de una chica que está estudiando (o creo que ya terminó) un doctorado en sociología, la cual descubrió una manera indicada de adorar su cuerpo: No verse en el espejo durante 1 año.

Tal como lo menciona el blog de Silvia Olmedo "Kjerstin Gruys, Interesada profesionalmente en la obsesión con la belleza, cubrió los espejos y objetos que podrían devolverle su imagen reflejada y solo utilizó los retrovisores de su auto (para conducir). No se permitió ver fotografías en las que apareciera y aprendió a maquillarse de forma sencilla para el día a día.

La experiencia de Gruys está reseñada en su libro "Mirror, Mirror Off the Wall: How I Learned to Love My Body by Not Looking at It for a Year." Ella es una de las pioneras de una tendencia conocida como ayuno de espejo (mirror fasting), que se gestó en la blgósfera y ha recibido gran atención mediática. Personas de diversas nacionalidades y naturalezas, deciden alejarse de su reflejo por un periodo de tiempo, de un día a un año y utilizan sus sitios web para compartir su experiencia. "

Yo en lo personal no podria vivir sin espejos.Y entonces me doy cuenta de que queramos o no, siempre nos importará la apariencia que reflejemos. La mujer occidental siempre ha sido educada para complacer a los demás Y NO PARA COMPLACERSE a ella misma.

Tal como lo mencionan en el blog de canalcultura, Existe el documental titulado El cuerpo de las mujeres sobre la presencia de la mujer en la televisión italiana muestra como se va reduciendo y degradando a las mujeres a un mero objeto decorativo. Viéndolo me vienen a la mente una vez más las palabras de Casilda Rodrigañez: Las mujeres tenemos la violencia tan interiorizada que ni siquiera somos conscientes de ella.

Las mujeres tenemos que exponernos, vendernos, degradarnos y mostrar carne con tal de vernos bellas? Ahora existen programas en los que te venden la idea de que con un cambio de look podrás salvar tu matrimonio o conseguirás un mejor empleo. Estoy hablando de Xtreme makeover y muchos otros programas similares, donde licenciadas, ingenieras y mujeres exitosas las rebajan al nivel de verse radiantes, sexys y sacadas todas de un molde con vestidos de noche y donde les garantizan que ahora serán mas exitosas.... En si, te dicen "No importa tu preparación, no obtienes un buen trabajo por que no te maquillas", "Tu hombre no se interesa en ti por tu aspecto", "Un cambio de imagen es la solución a tus problemas de infidelidad"




Si hay algo de lo que me he dado cuenta, es de que estando gordita puedo caminar con más seguridad en la calle sin miedo a que un hombre me diga de cosas asquerosas, o que me manoseen en el transporte urbano, o que alguien me moleste acosándome. Tiene algunas ventajas el no tener el cuerpo de una diosa.
 
Les recomiendo altamente el video, el cual demuestra que las mujeres en la media ya no se interesa por verse ella misma bella, sino acceder a los cánones de belleza para agradarle a los demás.


¿En qué momento nos convertimos en nuestras peores enemigas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sea amable por favor, y yo lo seré también :)